MI NOVIEMBRE CULTURAL

Llega noviembre, el mes de mi cumpleaños, y me apetece haceros un regalo. Tengo el placer de compartir mi agenda cultural, porque me parece un mes intenso e interesante desde el punto de vista escénico. Pero quiero comenzar con un final de mes de cine, ya que ayer comenzamos en el Teatro-Auditorio Municipal Los Yébenes (TAMLY) el 4º Festival de Cortos. Cine en es su estado más puro. Hoy tendrá lugar su segunda parta y podremos disfrutar películas rebosantes de ingenio y creatividad. Los Yébenes se llena de Cultura y aboga por la promoción del Séptimo Arte. Un cóctel de temática variada que nos permite reflexionar sobre el valor de la vida, la crueldad de los bancos, la belleza, el erotismo o la muerte, entre otros muchos temas. Os dejo el programa:

Seguir leyendo MI NOVIEMBRE CULTURAL

Anuncios

Miguel Collantes y los colores de la nostalgia

La entrada de hoy se la cedo a mi amigo Miguel Collantes, uno de los mejores artistas plásticos actuales. Hoy elsensiblero les ofrece La pescadilla que se muerde la cola. Todo un canto a la nostalgia, a las puertas que se abren cuando otras se cierran, a las luces y las sombras, al vaivén de los recuerdos que vienen y van como las cortinas cuando sopla el viento. Miguel nos propone un reencuentro con lo que creemos perdido, pero que duerme en el fondo del alma. Y nos abre una pequeña ventana al mundo, a la vida, porque Miguel no sueña bajo el árbol, sino que se adentra en el bosque atravesando esa ventana de sentimientos.

https://scontent-mad1-1.xx.fbcdn.net/hphotos-xpt1/v/t1.0-9/11392870_825795724164455_7907307603048262280_n.jpg?oh=6ef6defdae2d86aa63034c669bb5368e&oe=56D12EAC

En esta obra, Miguel se desnuda y nos abre su vida más profunda, compartiendo con nosotros su música interior.

Para desarrollar esta obra Miguel tuvo que mirar más allá de un espacio semiabandonado. Se trata de la antigua taquilla del Campo de fútbol San Sebastián de Los Yébenes. Un lugar reutilizado y convertido magistralmente por Miguel en obra de arte. Contemplen y escuchen esta versión multimedia de esta su obra más reciente, para ello pinchen en el link.

Pasen y vean, y sientan con La pescadilla que se muerde la cola de Miguel Collantes

La sencillez

La sencillez está en el mar. La sencillez está en el sol que lo encumbra y lo llena de luz. Está en la flor libada por la abeja. La sencillez está en el pájaro libre que bebe del estanque. Es la niña grande que dormida descubre un seno. La sencillez es la nostalgia por un lugar, una sombra, un beso. Es el cuadro pequeño de un paisaje que adorna una sala. La sencillez es la casa esquilmada de recuerdos. La sencillez es la pureza del alma, incorpórea, sin adornos ni ropajes, desnuda, única y eterna.

Ven y vive Los Yébenes

Ven y vive Los Yébenes, paraíso natural. Disfruta de sus gentes. Disfruta de su gastronomía y cómete Los Yébenes, visita su Patrimonio y vive su Cultura. Camina por sus senderos y respira en la sierra. Llénate de vida en sus parajes…
Y sus fiestas… con sus bellas tradiciones, como las de su patrón San Blas el día 3 de febrero y la bella romería en el cerro que lleva su nombre; o como la de Don Carnal que llega jocoso y chirigotero.
Su Semana Santa engalanada del fervor y el arte del rico Patrimonio Religioso: la singular iglesia de Santa María la Real y su retablo rococó, la ecléctica y templaria San Juan Bautista y su torre mudéjar. Ermitas que son pequeños tesoros como “La Soledad”, El Cristo de la Veracruz”, ”San Blas” y “La Concepción”.
Las casas señoriales y palaciegas de escudos heráldicos, hacen que un paseo por Los Yébenes sea deleite para la vista y sustento para el alma, como lo fueron para Cervantes niño, los molinos de viento, que allí estaban como gigantes Briarios cuando pasó. En ellos recreamos periódicamente las moliendas de antaño, haciendo girar los brazos del gigante Zacarías, lo cual pinta una estampa única.
Viaja hasta Los Yébenes y empápate de naturaleza visitando sus Museos. El triángulo del saber en Los Yébenes: un mar de sensaciones nos trae el cetáceo impresionante del Museo de Ciencias, la sensibilidad y maestría de los mejores taxidermistas del mundo, la familia Garoz, en su Museo de la Caza; y la historia de un nuevo espacio, el nuevo Museo de Armas. Todo ello a pie, con parada y posta en los bares y restaurantes con solera. Y si nos llega un olor a pan recién hecho o a dulces mantecados, seguramente estés cerca de las mejores pastelerías y panaderías de la región. Porque hay quien atinadamente afirma que el pan y los dulces de Yébenes son los mejores del mundo.
Al menos tan buenos como la Música. Tierra de excelentes músicos, abanderados por la Banda Municipal, adalid de una Cultura ejemplar, cuya programación, digna de una capital, muestra lo mejor de las Artes Escénicas en uno de los teatros más modernos de la región.
Los Yébenes, paraíso multicolor en verano, donde predomina el ocre de los campos y un clima para el disfrute de la gastronomía al aire libre. Un ambiente para disfrutar de sus gentes y sus fiestas populares veraniegas, entre las que destaca San Cristóbal, su feria chica.
Un verano de los niños y para los niños, que acuden en masa a una cita obligada: Titiriyébenes, el festival de títeres más importante de la región, que se celebra en la calle el primer fin de semana de agosto.
Un verano de los jóvenes y para los jóvenes, que culminan sus diversiones con una peculiar carrera de camas locas para la diversión del público asistente.
Un verano cargado de espectáculos para todos.
Y a regañadientes llega septiembre, mes en el que Los Yébenes se engalana para dar la bienvenida a numerosos visitantes que acuden a sus fiestas patronales en honor a Nuestra Señora la Virgen de Finibusterre. Unas fiestas colmadas de la pasión de los yebenosos, que acogen a sus visitantes con suma hospitalidad y les hacen partícipes de sus celebraciones religiosas y laicas.
Llegarás a Los Yébenes con ilusión y lo abandonarás con más ilusión de volver.